Comercio internacional: decálogo para hacer negocios internacionales

Para un empresario, tomar la decisión de expandir su empresa y comenzar a ofrecer sus productos y servicios en otros países es una decisión importante. Iniciarse en el comercio internacional es una tarea difícil pero se pueden seguir una serie de pautas básicas para poder hacer de esta expansión una experiencia positiva para la empresa. Hay muchos mercados en el exterior que ofrecen buenas oportunidades de negocio internacional, por lo que hemos elaborado un decálogo sobre la estructura, visión y estrategia a tomar para iniciar actividades de comercio internacional:

  1. Tener capacidad de adaptación: para que una empresa decida internacionalizarse debe ser flexible en sus procesos y ágil en la toma de decisiones, para adaptarse a los cambios y a las distintas situaciones que se le plantearán dentro de sus acciones de comercio internacional.
  2. Analizar la situación: hay que estudiar la situación interna de la compañía y valorar convenientemente si se cuenta con el personal y capacidad de inversión necesaria para afrontar con garantías un proceso de comercio internacional.executive-510513_1280 (1)
  3. Iniciar los negocios internacionales por motivo propio: hay que tener muy claro que la expansión a otros países debe hacerse no porque los demás lo hagan sino porque realmente esta vía puede aportar beneficios a la empresa.
  4. Contar con un buen soporte financiero: iniciar actividades de comercio internacional requiere de un colchón financiero para soportar los gastos que la expansión conlleva. En el caso de las expansiones internacionales es de gran ayuda contar con la ayuda de un asesor financiero, que nos guíe en las mejores opciones para rentabilizar la inversión y reducir los costes.
  5. Estudiar los países a los que iría dirigida la expansión: no todos los países ofrecen las mismas oportunidades para todas las empresas. Hay que analizar las distintas posibilidades para elegir los destinos que mejor se ajusten al objeto de la compañía.
  6. Diseñar una estrategia de expansión: lo primero que hay que tener en cuenta antes de comenzar a hacer negocios internacionales es la estrategia que se va a seguir. Para que la internacionalización de la empresa sea efectiva es bueno contar con una planificación de las fases que se van a seguir en la implantación de acciones para el comercio internacional.
  7. Fijar objetivos: en relación con el punto anterior, es necesario fijar objetivos claros de lo que se quiere conseguir con el comercio internacional. Además diseñar pequeñas metas ayudará a ir cumpliéndolas para llevar a cabo el salto a la internacionalización de forma paulatina.
  8. Mentalización de directivos y personal al nuevo panorama: es vital que tanto los directivos de la empresa como el resto del personal se mentalicen del cambio que va a suponer el comercio internacional para la empresa.
  9. Tener paciencia: es preferible ir con calma y no precipitarse, ya que eso solo puede traer consecuencias negativas. Internacionalizarse es un proceso lento y hay que esperar para poder ver los frutos del trabajo.
  10. Seguir el plan establecido, con matices: se supone que se ha diseñado el plan estratégico de forma muy meditada, por lo que se debe seguir las instrucciones en él planteadas. Aunque, a su vez, es necesario contar con una infraestructura que permita analizar, controlar y medir el éxito o fracaso de las acciones incluidas en el proceso de comercio internacional. Si es necesario reenfocar la estrategia, la estructura empresarial y el equipo debe estar preparado para hacerlo con rapidez.
Comercio internacional: decálogo para hacer negocios internacionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.