Asesor financiero: qué es y para qué sirve

Un asesor financiero es aquel profesional cuyo trabajo consiste en ayudar a personas o empresas a gestionar su economía y  descubrir las necesidades financieras teniendo en cuenta las circunstancias y el contexto financiero pasado, presente y futuro del cliente al que asesora. Los asesores ayudan a plantear la planificación financiera a corto, medio y largo plazo para que sus clientes consigan sus metas. Entre ambas figuras, asesor financiero y empresa, se busca máxima rentabilidad en las acciones de inversión y gestión que se llevan a cabo en una corporación.

asesorContar con un asesor financiero es positivo para cualquier empresa. En primer lugar, supone ayuda externa para identificar los problemas de la vida financiera de su cliente, y propone medidas para solventarlos y para mejorar la situación financiera de la organización. Un asesor financiero debe proponer proactivamente mejoras en los procesos de trabajo de la corporación, con el objetivo de que los procesos internos sean cada vez más rentables, aunque no sólo económicamente hablando. El asesor financiero debe tener en cuenta, también, la productividad y eficiencia, así como los recursos reales (personal, activos, etc.) con los que ya cuenta una empresa.

Debe estudiar cada departamento y acción empresarial, para determinar sus gastos y rentabilidad. Del mismo modo, debe aportar recomendaciones y procesos para reducir en la medida de lo posible los gastos y maximizar la actividad global de la compañía.

Asesor financiero: el apoyo para tomar decisiones empresariales

Los conocimientos en finanzas y economía de un asesor financiero servirán para establecer la estrategia productiva y comercial, así como los procesos necesarios para que las acciones tengan el mayor rédito posible. En cualquier caso, el asesor financiero es justo eso, un asesor. Es decir, proporcionará información en base a sus conocimientos en materia fiscal, programas de ayudas y subvenciones, ahorro de costes, planes financieros, etc.

Cierto es que la última palabra la tiene la propia empresa, que será quien decida qué hacer. Pero es interesante que se establezca una relación de confianza entre asesor financiero y organización, con el objetivo de que las indicaciones expertas del consultor no caigan en saco roto.

Él es quien tiene más experiencia en el ámbito de la planificación financiera. Si a esto le unimos la experiencia directiva de la compañía, estaremos formando un tándem demoledor para la competencia. Una estrategia comercial acertada, y una medición correcta de costes y necesidades para llevarla a cabo con éxito, generarán un entorno de eficiencia difícilmente superable por la competencia.

Asesor financiero: qué es y para qué sirve

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.